Cuento (30)

-¿Saben tus padres a lo que te dedicas?
-Lo dudo mucho. Y preferiría que siguiera siendo así.
-Algún día lo sabrán. Puede que acabes saliendo en algún periódico.
-Sí, claro, como si ahí saliera cualquier cosa.
-Ten en cuenta que, en lo tuyo, no hay muchos mejores, por no decir ninguno.
-Los cojones. Es cierto que ahora no es nuestro mejor momento, y que cualquiera se piensa que por hacerlo una vez, ya se puede ser profesional y ganarse la vida con ello. Pero no. Este trabajo es muy complicado, y desde que desapareció aquella oleada de sudamericanos, estamos bastante huérfanos, pero yo no puedo ser el cabecilla de nada.
-Di lo que quieras, pero sigo pensando que si un periodista te ve, podrías llegar a ser hasta portada. Aunque no lo quieras. A los directores de los diarios les encantan estas historias. Historias como la tuya. Y luego vendrá la tele y demás.
-Dios, no, por favor.No podría aguantar toda esa gente compadeciéndome: “lo que ha tenido que hacer desde pequeño para poder comer”, “vamos a darlo a conocer sea como sea. Necesita algo mejor”. Preferiría hacerme asesino antes aque aguantar a todos esos.
-Bueno, en parte lo eres. Todos los escritores lo sois.
-Tú a callar, que sólo eres mi conciencia.

~ por Dan Lorba en 17 mayo, 2010.

Una respuesta to “Cuento (30)”

  1. Me encanta, tío. Los diálogos internos molan :D.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
A %d blogueros les gusta esto: