Cuento (33)

Como cada día a las 19:03 tenía que ponerme a escribir.
Desde hacía cosa de un año no podía remediarlo, y las únicas veces en que no lo cumplía era cuando me encontraba con alguien en ese momento, y aún así no dejaba de pensar en lo que estaría escribiendo en ese momento, lo que en más de una ocasión me llevó a tener discusiones un poco tontas sobre que soy incapaz de escuchar a nadie. Ni siquiera cuando estaba fuera de casa dejaba de hacerlo, ya que siempre he salido de casa con un folio y un boli en el bolsillo, y, lógicamente, una alarma en el móvil para ponerme a mi hora. Era mi momento: un folio en blanco contra mi mente llena de ideas e historias. Hubo un tiempo en que llenaba los folios a tal velocidad que acababa escribiendo entre lineas nuevas historias, hasta que llegó un momento en que cambié los folios por un cuaderno (en realidad era una Moleskine maravillosa, en cuero negro con las páginas completamente en blanco). No dejé de escribir siquiera cuando estuve ingresado una semana en el hospital con una duodenitis aguda.
Pero, como no podía ser de otra forma, ahora mismo me es imposible escribir. Y cuando digo ahora mismo quiero decir que ya son las 19:54 y aún no he escrito ni una palabra. Por suerte, sé la respuesta. Todo el mundo sabe la respuesta. La misma razón por la que empecé a escribir es la que ahora me impide hacerlo. Solo cambia la ropa, el color del pelo, la decoración de la habitación.

~ por Dan Lorba en 23 agosto, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
A %d blogueros les gusta esto: