Cuento (42)

De esto que te levantas y miras la pantalla del ordenador. Una y otra vez. Y te deprimes. Te dices que no sabes el por qué, pero es mentira. Claro que lo sabes. Es tu culpa. Lo es desde el primer día en que te pasó, hace ya mucho. Reprimes tus lágrimas durante horas. No las dejas salir por más ganas que tienes de que lo hagan. Cambias de una web a otra, buscando aquello que te haga desconectar de tu tristeza. Sorprendentemente lo encuentras, pero no dura demasiado, por muchas vueltas que le des.

Y te acabas tumbando en la cama, con los cascos puestos y la música apagada, mientras no dejas de repetirte que no vas a llorar. Y no lo haces.

~ por Dan Lorba en 19 octubre, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
A %d blogueros les gusta esto: